El sistema de calefacción NIBRE por aire forzado caliente, garantiza una distribución de temperatura uniforme en el lugar a climatizar,
por su capacidad calórica y reticulación de aire caliente.
Es económico pues no tiene funcionamiento contínuo y no necesita tiraje al exterior.
No posee monóxido de carbono, no aporta humedad, no ollina, no ahuma, puede estar dentro o fuera del lugar a calefaccionar.